Yoga para mantener en forma el cuerpo, mente y alma

Es cierto que existen millones de dietas y rutinas de ejercicios que prometen ayudarnos a obtener un cuerpo maravilloso, perder peso en poco tiempo y definir nuestros músculos. Sin embargo, algunas de esas rutinas pueden traer consecuencias negativas a nuestro organismo, sobre todo las que incluyen ejercicios de impacto. El yoga, por su parte, es una práctica que ofrece ejercicios muy completos, sin impacto alguno en nuestras articulaciones y que nos ayuda a fortalecer nuestro cuerpo y nuestra mente.

Un ejercicio completo

Desde hace muchísimo tiempo ya existía el yoga en la India como método para poner en armonía cuerpo, mente y espíritu. Aunque suene bastante extraño, nuestra mente también necesita ejercitarse para fortalecerse y ayudarnos a concentrarnos en nuestro día a día. Al principio lo más difícil es continuar con nuestros ejercicios porque nuestra mente nos dice que no podemos o que estamos cansadas, pero si continuamos y perseveramos podremos seguir adelante.

Cuando practicamos yoga también fortalecemos nuestro cuerpo porque el movimiento y las posturas de yoga nos ayudan a activar nuestra musculatura, tanto la interna como la externa (sí, existen dos tipos). El yoga también nos ayuda a mejorar nuestro equilibrio y nuestra flexibilidad, pero debemos saber que todo es progresivo en esta práctica. Es importante la ropa cómoda.

Cambios básicos

Con una práctica regular comenzamos a notar cambios en nuestra forma de percibir nuestro cuerpo. El primer cambio es que comenzamos a respirar diferente. De hecho, hay quienes aseguran que no sabían respirar antes de comenzar a practicar yoga. Algo tan sencillo como inhalar y exhalar correctamente para llevar oxígeno a todas partes de nuestro cuerpo, podemos aprenderlo y perfeccionarlo con la práctica diaria.

Cuidar el cuerpo

Lo más importante que nos enseña la práctica del yoga es que nuestro cuerpo merece ser escuchado, cuidado y tratado con respeto. No es necesario sentir dolor ni mucho menos lesionarnos para obtener la figura que deseamos. Todo es cuestión de prestar atención a todas nuestras señales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *